En Argentina, la clave electoral está en la economía

Buenos Aires, Argentina: “Es la economía…”, me expresa Rodolfo, el conductor que me traslada a la Universidad Austral para dictar conferencia en el Seminario #360 sobre Gestión de Gobierno y Campañas. Y es que, sin saberlo, parafraseaba al estratega norteamericano James Carville, autor de la célebre frase “The economy, estupid”, para definir la razón principal de voto en las elecciones presidenciales en Argentina para el 2015.

En la calle se percibe un clima de preocupación: que Argentina llegue al 2015 sin una crisis profunda (hiperinflación, megadevaluaciones, tarifazos, etc). La atención principal de la clase política está en que la situación económica no descarrile y que permita un cambio de gobierno ordenado. En sentido optimista, Miguel Kiguel, director de Econviews, señala: “Lo importante es llegar al 2015, y eso va ocurrir. Siempre al borde del precipicio, pero sin caernos”.

Los focos rojos están prendidos sobre tres temas torales: inflación, el tipo de cambio y las reservas. A nivel macro, una de las grandes consecuencias de la inflación es que “se come la competitividad”, y esos niveles de inflación generen presiones para devaluar la moneda. Y es que la intrincada red de interrelaciones entre variables y conceptos excesivamente técnicos deriva en un dato clave: el nivel de reservas. En este sentido, el panorama es desalentador para este país.

En este escenario, se empieza a vivir la efervescencia política en Argentina, cuyas elecciones presidenciales están previstas para octubre de 2015. En la contienda puntean por el peronismo de izquierda Daniel Osvaldo Scioli, gobernador de la provincia de Buenos Aires, y Sergio Massa (peronismo-derecha), actual diputado nacional por la provincia de Buenos Aires.

Un dato curioso: si el próximo presidente es peronista, cuando llegue al 2019, esta corriente habrá gobernado 28 años. Esto denota la debilidad del sistema político argentino, que en palabras de un académico de la Universidad Católica de Córdoba se compara así: “El peronismo quiere ser como el PRI: gobernar por lo menos 70 años”.

Por la oposición al peronismo destacan los nombres de Mauricio Macri, actual jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, considerado de derecha y con un plus: su trabajo es visible para la zona metropolitana, pero con poca presencia en el interior del país. La otra ala opositora al peronismo está integrada por: Hermes Binner, Presidente del Partido Socialista; Elisa Carrio, diputada nacional por la Ciudad de Buenos Aires; Ernesto Sanz y Julio Cobos, ambos pre-candidatos de UNEN a la Presidencia de Argentina.

El peronismo, por su parte, termina en 2015 un gobierno encabezado por Cristina Fernández de Kirchner. Al margen de cuestiones económicas y de la administración diaria de los asuntos de la Nación, la Presidenta es protagonista clave para definir el escenario político ante el cambio de poder.

Aunque han surgido alternativas partidistas en el escenario electoral, entre aliados y adversarios débiles, no deja de plantearse un bipartidismo con dos bloques bien determinados peleando por la presidencia, polarización electoral que estará definida por continuidad vs cambio o, mejor dicho, peronismo vs una oposición que hasta el momento no ha planteado un tema claro que conquiste al elector de este país, que haga posible ese cambio.

Una respuesta a “En Argentina, la clave electoral está en la economía

  1. Pingback: En Argentina, la clave electoral está en la economía | Noticias de mi Tierra·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s